Tu huella de carbono

Escrito en Mar 11, 2011 en Cosas interesantes | 0 comentarios

Tu huella de carbono

¿Alguna vez te has sentido indignado de ver cómo las industrias, los comercios, o incluso el busetero local contaminan el aire? Si la respuesta es sí, seguramente también simpatizas con la onda verde y haces un razonable esfuerzo por comprar productos ecológicos y no contaminar.

Pero ¿te has puesto a pensar que de todas maneras todos tenemos una huella de carbono? término con el que se conoce al total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que se le atribuyen a, ya sea personas (aunque es más práctico hablar del grupo familiar o personas que comparten una vivienda), productos, eventos, empresas o países.

Para efectos de mantener sencillo el cálculo, los resultados se expresan en cantidades, generalmente toneladas, de dióxido de carbono (CO2), aunque el valor puede ser llevado a otros GEI.

Si estás pensando que la base para el cálculo comprende el consumo de energía eléctrica, combustible del automóvil y cantidad de desperdicios, vas por buen camino. Pero para ser más precisos te diré que tu huella de carbono se compone de la suma de 2 partes, una primaria que comprende las emisiones directas, es decir cosas sobre las que tenemos control como consumo de electricidad, transporte y gas doméstico.

Como te has de imaginar la otra parte es la secundaria y tiene que ver con las emisiones indirectas causadas por el ciclo de vida de los productos y servicios que utilizamos, es decir mientras más compras, más crece tu huella. Aquí entran en juego preferencias alimenticias, origen y envasado de los productos que consumes, prendas de vestir, preferencias tecnológicas, costumbres de reciclaje, lugares que frecuentas, transporte público, vuelos, gas de uso doméstico, etc.

No es nada sorprendente que en la mayoría de los casos, la huella secundaria sea mucho más grande que la primaria.

Hay algunas calculadoras en línea que te pueden ayudar a cuantificar tu huella de carbono. ¿Para qué? pues si la puedes medir, puedes tomar acciones para reducirla y también compararte con el resto de los habitantes de este planeta.

Básicamente las acciones que una persona común puede hacer son cambiar algunas costumbres y preferencias para sentirse bien consigo mismo y quizás llevar una vida más sana. Cambios más radicales requieren conciencia general de toda una ciudad o comunidad y acciones concretas de parte de las autoridades que fomenten la adopción un modo de vida acorde a lo tratado, como crear ciclovías, grandes parques, transporte masivo poco contaminante, incentivar la producción de alimentos orgánicos, y así por el estilo.

Existen programas a través de los cuales se pueden comprar créditos de carbono, como una forma de neutralizar el impacto negativo que uno ocasiona, aunque estos están más orientados a empresas. Se supone que con la compra de créditos de carbono se apoyan programas de reforestación y otras iniciativas ecológicas.

Para finalizar, a quienes les interese les dejo algunas calculadoras:

carbonfootprint.com
nature.org
epa.gov


Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *