10 correos que te causarán problemas

Escrito en Abr 15, 2011 en Blog, Correo, Profesional | 0 comentarios

10 correos que te causarán problemas

Un escenario que nos puede resultar familiar, en una empresa cualquiera un funcionario envía un correo con unas modelos escasas de ropa a un puñado de contactos internos y accidentalmente incluye en la lista a la jefa de personal. Vergonzoso para el remitente, por supuesto, ¿Base para despido? improbable.

Lo que puede resultar mucho más perjudicial para tu carrera, es la manera en que compones los correos del día a día. A menudo tratamos las comunicacines por correo electrónico de la misma manera casual con la que tenemos conversaciones telefónicas, y es fácil olvidar que existe un registro de lo que se está diciendo.

A diferencia de [la mayoría de] las conversaciones verbales, los correos pueden ser reenviados a la gente equivocada, usualmente por accidente. Así mismo, si un mensaje es escrito con prisa, puede lucir torpe o prestarse para malas interpretaciones, y como resultado, puede tener repercusiones negativas. Es siempre mejor revisar antes de hacer clic en enviar.

Errores que te pueden costar el puesto:

1. Correo enviado bajo influencia del alcohol
Si te tomaste unas copas y después decidiste entrar a revisar el correo desde tu casa, mejor guarda esa respuesta para mañana cuando estés seguro de lo que vas a decir.

2. Sarcasmo
El correo no es un buen medio para transmitir los enredos del sarcasmo y muy a menudo puede ser tomado fuera de contexto, quizás con repercusiones serias.

3. Cuestiones privadas
Usar recursos de la empresa para asuntos personales es generalmente mala idea y si es privado, peor aún. Para las conversaciones con tu novia, tus amigos del fútbol o para reenviar cadenas, usa Hotmail.

4. Crítica
Si es algo pequeño, dilo por teléfono; por correo puede parecer demasiado formal y causar preocupación o malestar innecesario. Si realmente es complejo, discútelo en persona.

5. Chisme
Es realmente muy fácil tratar al correo como una conversación de pasillo, pero, por su naturaleza, estos correos siempre tienen tendencia a ser reenviados.

6. Respuestas furiosas
Es sencillo lanzar respuestas coléricas sin pensar, pero no siempre lo es retractarse. En este caso retrasa un poco el envío o espera hasta el día siguiente si estás muy alterado.

7. Malas palabras
La mayoría de gente no utiliza lenguaje obsceno en el correo, pero para los que lo hacen – muy mala idea. Los insultos no tienen cabida en correos de trabajo.

8. Secretos comerciales e información confidencial
Esta es la forma más fácil de que te saquen y hasta te demanden.

9. Lenguaje racista/sexista o en general prejuicioso
De la misma manera en que se debe hacer con el lenguaje diario, has con el correo, evítalo.

10. Escritura descuidada
Así estés escribiendo desde tu Blackberry en la playa, recuerda que tu imagen está en juego.

Por último pero no menos importante, si trabajas para el Estado u otras empresas de interés público, se doblemente cauteloso.


Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *